Mentalismo con cartas

Me encanta la cartomagia. Aunque me guste mucho más el mentalismo sigo disfrutando manejando las cartas y haciendo efectos con ellas. Sin embargo, desde hace bastante tiempo únicamente realizo efectos de cartomagia a otros magos. Muy pocas veces —por no decir casi nunca— lo presento al público general. Y es mucho más raro que lo haga de forma profesional.

La única y notable excepción fue con mi espectáculo de cerca Cartas Bajo Control. Era una sesión compuesta prácticamente en su totalidad por efectos con cartas, con un intermedio en la que realizaba una rutina con varios efectos de monedas (¿os he dicho que también soy fan de la numismagia?). En este espectáculo no había nada de mentalismo, ni siquiera magia mental. Lo que sí estaba es mi rutina de tahurismo.

Volviendo al tema del mentalismo, un tema recurrente en foros, libros y vídeos, es la discusión sobre si las cartas de póquer tienen lugar en una sesión de mentalismo.

El principal argumento en contra, es que los espectadores pueden asociarnos con el ilusionismo, y por tanto con la idea de que lo que hacemos tiene “truco”. Eso destruiría inmediatamente nuestra credibilidad, que para mí es una de las claves del mentalismo, como expliqué en Mentalismo vs. Ilusionismo.

Aún así es muy fácil justificar el uso de cartas de varias formas. Podemos hablar de las cartas ESP, de su historia, y de porqué se usaban. Y a continuación presentar las cartas de póquer como un conjunto de símbolos más extenso: en las cartas ESP sólo hay 5 figuras distintas, pero en la baraja de póquer hay 52 cartas diferentes. Para efectos en dónde uses los colores de las cartas, es mucho más fácil de justificar.

Otra forma de introducir las cartas es hablando de los juegos como el póquer, donde tan importante es la lectura del contrincante para intentar adivinar su jugada.

Para otros efectos con cartas, sobre todo si hacemos una lectura en frío del espectador, podemos explicar la relación entre las cartas de póquer y el Tarot. Aunque te recomiendo que para ello consultes fuentes fiables acerca de la historia del Tarot.

Particularmente no soy muy partidario de justificaciones demasiado laboriosas de los accesorios o los procedimientos que usemos. Lo que sí es muy importante es que nuestro manejo de la baraja sea lo más natural posibles. Lo ideal sería que ni siquiera tocásemos las cartas, y cuando lo hiciéramos seamos lo más limpios y claros posibles. Debemos dejar que sean los propios espectadores, dentro de lo posible, los que lo hagan todo.

Mis efectos favoritos

Para terminar voy a presentaros algunos de mis efectos favoritos de mentalismo con cartas.

Por cierto, normalmente procuro traducir del inglés todo lo que tiene sentido en castellano, pero los nombres de algunos efectos son tan populares en inglés, que he decidido dejar sus títulos en su versión original.

Adivinación de una carta

Aunque suene muy sencillo, o puede que precisamente por ello, para los espectadores sigue siendo una de las demostraciones más fuertes que pueden experimentar. El efecto en sí es muy sencillo: el espectador coge o mira una carta, se concentra en ella y el mentalista la adivina. Pero hay un detalle crucial: debemos dar la sensación de que no adivinamos simplemente una carta elegida, como haría un ilusionista. En vez de eso, para el público estaremos adivinando una información que tiene el espectador en su mente. Los espectadores deben pensar que, del mismo modo, podríamos adivinar cualquier cosa que estuviesen pensando.

Hay miles de formas de realizar este efecto, pero te recomiendo que busques una en la que el espectador no tenga que coger físicamente la carta, sólo mirarla. Y si tiene que coger la carta, que la devuelva al mazo de la forma más limpia posible. Debemos intentar que al final el espectador ni siquiera recuerde que vio una carta, y que podría haber pensado en una cualquiera.

“Out of This World”

Acortado como OOTW, y traducible como “Fuera de Este Mundo”. Uno de los efectos más potentes para el público, sobre todo porque son ellos mismos los que usan el poder de su propia mente.

“Ten Card Poker Deal”

Se podría traducir muy libremente como “Partida de Póquer a 10 cartas”. De este efecto, como del anterior, hay miles de versiones. También hay otras demostraciones de póquer parecidas con 10 cartas con métodos distintos, pero efecto similar: el mentalista controla las elecciones del espectador para ganar siempre.

Any Card At Any Number

También referenciado por sus siglas ACAAN. Se traduce literalmente como “Cualquier Carta a Cualquier Número”. El Santo Grial tanto del mentalismo como de la cartomagia.

El efecto es muy simple: un espectador nombra una carta cualquiera, otro espectador dice un número entre 1 y 52. Se cuenta dicho número en la baraja, que estuvo siempre a la vista y sin ser tocada, y la carta nombrada aparece en dicho lugar.

Esta ha sido una de mis obsesiones durante los últimos, y poco a poco me voy acercando a la solución perfecta :)

Hay otras muchas variantes de este efecto en el que una carta elegida por un espectador, y devuelta al mazo, aparece en el número elegido por otro espectador. Pero ojo, dependiendo de cómo lo presentes podrá parecer mentalismo o “simplemente” pura magia.

Recomendaciones

Para terminar os recomiendo el libro “Libertad de Expresión” de mi amigo y maestro Dani DaOrtiz. Y mi libro sobre barajas ordenadas, "Ordenando Ideas", ya que ésta es una herramienta muy potente para cualquier mentalista.


Sigue leyendo


Dejar un comentario